Un Cronopio de Viaje

La última vez que me fui de viaje, el último ferri se canceló sin previo aviso, seguido por un incendio en la carretera el cual impidió que llegara a la ciudad más cercana, una huelga de transporte público me dejó varada en el medio de la nada con nada más que unas cuantas lágrimas para expresar mi desesperación (ya que no hablaba el idioma), un policía ofreció ser nuestro guía turístico antes de intentar seducir y secuestrarnos, y fui cuasi-deportada por posesión de una visa expirada (no por 1 o 2 semanas si no por 6 meses).

En fin, fue el mejor viaje de mi vida… y si fuera contado por Julio Cortázar, sería seguramente catalogado como el viaje de un cronopio.

Viajes

Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras. El segundo se traslada a la comisaría y labra un acta declarando los muebles e inmuebles de los tres, así como el inventario del contenido de sus valijas. El tercer fama va al hospital y copia las listas de los médicos de guardia y sus especialidades.

 

Terminadas estas diligencias, los viajeros se reúnen en la plaza mayor de la ciudad, se comunican sus observaciones, y entran en el café a beber un aperitivo. Pero antes se toman de las manos y danzan en ronda. Esta danza recibe el nombre de “Alegría de los famas”.

 

Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se dicen unos a otros: “La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad”. Y sueñan toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están invitados. Al otro día se levantan contentísimos, y así es como viajan los cronopios.

 

Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como las estatuas que hay que ir a verlas porque ellas ni se molestan.

– Julio Cortazar

Advertisements

About hipcoulture

Sicilian mud-bath. undecided at mind, decided at heart. brave when moving away, a coward when saying goodbye. great when talking about others, terrible when talking about myself. love travelling... love everything about it.
This entry was posted in Aquí se habla español, True Life: Telenovela Style and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave some Love. Any. I'm not that picky.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s